FANDOM


Yoshiki Kishinuma
YoshikiProfile
Yoshiki Kishinuma (岸沼 良樹 Kishinuma Yoshiki?) es un estudiante perteneciente a la clase 2-9 de la Academia Kisaragi y una de las víctimas atrapadas en el interior de Heavenly Host.

Él es uno de los personajes jugables en toda la serie Corpse Party.

Diseño

En CORPSE-PARTY su cabello es negro.

En CORPSE-PARTY rebuild se le ve usando una camisa de manga corta blanca, así como una negra debajo junto con pantalones color verde oscuro y zapatos marrones. Sus ojos son de color rojo con una tonalidad ligeramente visible de rosa oscuro y, como se ha mencionado antes, tiene el pelo negro.

En Corpse Party, Yoshiki es un adolescente de peso y altura medios con ojos grises y cabello rubio claro. Yoshiki lleva el gakuran de la Academia Kisaragi totalmente desabrochado. Por debajo, lleva la camisa blanca (también presente en el uniforme de la escuela) fuera del pantalón y en parte abierta, bajo la cual hay una camisa color roja. Su identificación del estudiante se encuentra a la izquierda de su pecho y se la guarda en el bolsillo superior del gakuran. Yoshiki también lleva calcetines de color gris claro debajo de las zapatillas azules.

En Corpse Party: Musume, él tiene cabello negro y usa lentes.

En Corpse Party: Missing Footage, se le ve usando una camisa negra, pantalones de color verde oscuro y zapatos marrones.

Personalidad

En CORPSE-PARTY Yoshiki es un joven despreocupado, rebelde que presenta poco interés en personas que no sean Ayumi.

En Corpse Party emite el aura de un delincuente. Yoshiki se enfrentó a varias dificultades en la escuela debido a los problemas de su hogar. Siendo repudiado por sus padres, alquiló un apartamento barato y trabajaba a tiempo parcial para mantenerse. En un momento dado, Yoshiki considera hacer algo para ser expulsado de la Academia Kisaragi, ya que no podía encontrar una razón para seguir asistiendo si no tiene interés en ello. Sin embargo, Ayumi Shinozaki cambió este pensamiento, después de ayudarlo a librarse de su maestro de educación física, Mikio Tsubota. Yoshiki es propenso a arrebatos de frustración cuando se enfrenta a situaciones difíciles. A pesar de que a menudo es así, sus acciones pueden parecer frías o incluso egoístas para los que le rodean.

En Corpse Party: Musume Yoshiki es un pervertido que tiene un fetiche sexual con Ayumi como se ve por las múltiples veces en que trató de toquetear a Ayumi. Además, él era desagradable e indiferente con los demás personajes e incluso regresó a Heavenly Host únicamente para salvar a Ayumi, mencionando que a él realmente no le importa lo que ocurra con los demás personajes.

Rol

CAPITULO 1

Yoshiki, junto con sus compañeros de clase y su profesora, se quedan después del festival de la Academia Kisaragi y escuchan a Ayumi contar historias de fantasmas. Antes de salir, Ayumi les ofrece realizar un hechizo para animar a su amiga, Mayu Suzumoto, ya que está a punto de transferirse. Yoshiki se unió al resto de compañeros y completó el ritual. Un corto tiempo después, un terremoto causó que se abriera un agujero enorme, en el cual todos cayeron.

CAPITULO 2

Yoshiki despierta en Heavenly Host. Con él estaban Ayumi, y su profesora, Yui Shishido. Ellos permanecen en el aula donde despertaron por un tiempo, hasta que Yui salió al escuchar la voz de Naomi Nakashima y Yoshiki se quedó con Ayumi. No mucho después de que Yui se fuera, Ayumi decide que deben salir a buscarla, sintiendo que algo malo había ocurrido. A regañadientes, Yoshiki está de acuerdo, y deja una nota en el escritorio por si Yui llegara a regresar.

Se dirigen al primer piso. Como la entrada a la escuela estaba completamente sellada, se dirigen al norte, donde se encuentran con varios cadáveres en el centro de la sala, lo que causa que Ayumi entre en pánico una vez más. Yoshiki la calma y ​​continúan entrando a un aula. Al entrar, Yoshiki nota que algo está mal, ya que la clase es simplemente un pasillo largo. Ayumi cae una vez más, y siente que no deben permanecer en la habitación por mucho tiempo. Al final del aula, un fantasma se sienta, mirando fijamente la pared delante de él. Ayumi le dice a Yoshiki que no lo mire directamente, y él escucha la advertencia. Como el suelo ha sido destruido alrededor de él, obtiene el extractor de clavos que está en la mesa y sale de la habitación, volviendo con Ayumi.

En el camino de vuelta, al pasar los cadáveres, Ayumi se detiene. Yoshiki le pregunta qué pasa, pero ella lo ignora, lanza un grito distorsionado y le ataca. Ella empuja a Yoshiki al suelo, y se apresura hacia la entrada. Yoshiki va a revisarla, y ella comienza a decir tonterías antes de caer de rodillas. Cuando intenta hablar con ella, actúa como si no supiera lo que acaba de suceder. Él asume que deben ser sólo sus nervios, y no le pregunta más sobre ello. Al salir de la sala, se topan con Ryou, quien parece haber dejado el aula. Atemorizados, corren hacia la entrada, pero como la puerta principal sigue cerrada, tienen que volver por el pasillo. Curiosamente, el fantasma no los persigue hacia la entrada, y cuando regresan a la sala, da un paso hacia atrás, dándoles dos un respiro. Evitan al niño, y continúan hacia el aula 1-A.

En la sala de atrás de la clase, encuentran un sistema de palancas. Yoshiki tira de la palanca, regresa al primer piso y vuelve a entrar en el aula donde encontraron el extractor de clavos. El piso de este aula se ha reparado de alguna manera, así que lo usan también. Al salir, apenas escapan de las garras de Ryou, y continúan hacia el lado este. Los dos inspeccionan la enfermería del segundo piso, pero no encuentran nada útil. Como el laboratorio de ciencias está cerrado con llave, suben al tercer piso, donde se ubican los lavabos.

Mientras está en el lavabo de los chicos, Yoshiki se mira en uno de los espejos. En el espejo, Ayumi está de pie junto a él, mirando al suelo con una gran sonrisa en su rostro y una expresión loca. De un momento a otro, ella vuelve a la normalidad y Yoshiki mira alrededor del cuarto de baño, buscando en todos los lugares posibles, lo que incluye el puesto ubicado al final. Tan pronto como abre la puerta de dicho puesto, una voz le grita que cierre la puerta y Yoshiki, sorprendido, retrocede, pensando que sería prudente buscar en otra parte y acto seguido se dirige, junto con Ayumi, al lavabo de las chicas.

En el baño de las chicas, Ayumi ve algo en el suelo. Yoshiki se acerca para inspeccionarlo, y parece una mancha con forma de persona. Ayumi parece ser capaz de oír la voz de la "persona" y comienza a romperse, oyendo la voz de Naomi gritándole a Seiko. Ella huye de la habitación, y Yoshiki corre a auxiliarle. Mientras trata de hablar con ella, Ayumi vuelve al estado en el que estaba anteriormente, y, como antes, comienza a decir tonterías. Por un breve momento, ella recupera sus sentidos, pero rápidamente vuelve a su estado anterior y golpea a Yoshiki. Él, incapaz de hacer cualquier cosa para ayudarla, la deja sola durante un rato.

Después de hablar con un espíritu sobre cómo ha sido poseída Ayumi, él se encamina de nuevo al lavabo de las chicas. Yoshiki inspecciona los puestos y encuentra que el que está delante de la mancha en el piso es completamente negro. Mientras intenta irse, empieza a recordar su tiempo en la escuela, recordando cómo conoció a Ayumi. Mientras fumaba en el colegio, el Profesor de Educación Física, Mikio, entró en ella. Mikio se burla de Yoshiki, preguntándole por qué no se va. Yoshiki piensa que esto podría ser una buena idea, y decide irse, pero sólo después de golpear a Mikio. Antes de que pueda atacar, Ayumi entra en la habitación, avisándole a Mikio que necesitan de su presencia, a lo que él se va. Ayumi regaña a Yoshiki, de alguna manera sabiendo lo que estaba a punto de hacer, diciéndole que se quedara con la escuela hasta que se gradúen. Se presentan, y la pantalla vuelve a la actualidad.

Yoshiki recuerda que nunca le dio las gracias a Ayumi por ayudarlo esa vez, así como se jura protegerla mientras estén atrapados en esta escuela. Mientras piensa en esto, Ayumi entra y sigue farfullando. Yoshiki la abraza, y ella finalmente sale de su estado anterior. Ayumi se asusta por el hecho de que de repente está en los brazos de Yoshiki, y lo empuja al suelo. Después de un breve intercambio de palabras, salen al vestíbulo. Ellos charlan un poco y Ayumi afirma que todos los cadáveres que han encontrado pertenecen a diferentes escuelas, pero que la mancha en el baño era de alguien que todos conocían. A continuación, deciden regresar al aula 1-A y ver si hay alguien allí.

Mientras caminaban, descubren a un fantasma entrando en la enfermería y oyen risas y charlas dentro. Debido a la gran curiosidad que ambos sienten, entran después de él. Una vez que entran a la enfermería, ven a su compañera de clase, Mayu, sentada con dos fantasmas y charlando con ellos. Ayumi y Yoshiki tratan de alejarla de los fantasmas, pero ella no los escucha y les da un artículo de prensa explicándoles las muertes de varios niños. Ayumi y Yoshiki se dan cuenta de que las caras de los niños en las imágenes son las mismas que las de los fantasmas y tratan de que Mayu vuelva con ellos, sin éxito alguno. Al ver que los espíritus levantan en el aire a Mayu y que no pueden hacer nada, se retiran.

En el vestíbulo, ellos expresan sus opiniones sobre la situación, y lo indefensos que están. Mientras hablaban, la voz de una chica apareció detrás de ellos. La chica afirma que ella es el espíritu de una chica que vino a esta escuela, y Ayumi le pregunta si su nombre es Naho Saenoki. Ella le dice que sí, y Ayumi comienza a adularla. Eventualmente se les recuerda que Mayu todavía está en la enfermería, y Naho les explica que la única manera de calmar a los espíritus es debilitar el interior de la escuela, y la única manera de liberar a su amiga es conseguir que el asesino exprese su remordimiento. Yoshiki no tiene ni idea de cómo manejarían eso, pero como esa es la mejor pista que tienen, salen y buscan algo para ayudar. Después de explorar la escuela por un tiempo, se encuentran con dos piezas de una muñeca. La muñeca se disculpa por asesinar a los chicos, y los dos asumen que la muñeca pertenecía al asesino.

Ahora que tienen lo que necesitan, regresan a la enfermería y dejan que los espíritus escuchen lo que la muñeca tiene que decir. Por un momento parecía que iba a funcionar, pero luego los fantasmas repentinamente salieron de la habitación con Mayu. Incapaces de hacer algo, escucharon cómo Mayu gritaba en agonía. Sus gritos se hicieron más lejanos, hasta que un estruendoso ruido hizo callar todo. Ayumi tiró la muñeca al suelo y salió de la habitación, con Yoshiki siguiéndole poco después. Yoshiki subió por el pasillo hasta donde escuchó el ruido, y encontró a Ayumi mirando hacia un desastre ensangrentado en la pared, al cual pertenecían los restos de Mayu. Una vez más, Ayumi comienza a entrar en pánico. Yoshiki intenta calmarla, pero ella le grita y se va. Antes de que pudiera perseguirla, fue golpeado por detrás con un martillo y arrastrado lejos.

CAPITULO 3

Se le vuelve a ver si Satoshi Mochida decide descansar con Yuka Mochida. Parece estar en una pequeña habitación, y se ve rodeado por tres espíritus fantasmas. Él pregunta dónde está Ayumi, pero simplemente se ríen de él. Momentos después, los tres fantasmas desaparecen, y se oyen pisadas, junto con el sonido de algo arrastrado por el suelo. Yoshiki es incapaz de ponerse de pie, mientras el martillo que empuña al agresor se acerca a él. El hombre levanta el martillo para dar el golpe final y la pantalla se tiñe de negro.

CAPITULO 4

En algún momento, aparentemente fue salvado, o escapó. No tiene memoria de cómo sucedió esto, pero se reúne con Ayumi mientras ella habla con Naho. Su frente está sangrando, y le explica a Ayumi los eventos escritos anteriormente. Naho comienza a decirles que apaciguarlos debería haber funcionado, y revela que el hombre con el martillo es su asesino. También explica que deberían intentar calmarlo, ya que la muñeca le pertenecía cuando estaba vivo, según su mentor. Yoshiki pregunta quién es su mentor, pero ella se enfurece y hace que el edificio entero se sacuda violentamente. Finalmente, "se calma" y los deja. Yoshiki está escéptico en cuanto a si deben confiar en ella, ya que parece bastante inestable. Pero, como antes, es la mejor pista que tienen, así que lo intentan.

Después de curar la frente de Yoshiki, se dirigen al primer piso, ya que la muñeca estaba llorando aparentemente cuando Ayumi estaba allí. Una vez que lo hacen, la muñeca les da algunas direcciones, pero para entenderlas, necesitas una comprensión del zodiaco chino, lo cual se puede arreglar examinando el gabinete en el aula 2-A. Siguiendo las instrucciones de la muñeca, encuentran una bolsa cubierta de sangre escondida bajo las tablas del piso. Yoshiki logra sacarla, e inspeccionan el contenido. Dentro había una lengua humana, con el nombre de "Ryou Yoshizawa" en ella. La muñeca les dice que lo devuelvan, así que van a la enfermería, donde Ayumi vio previamente el fantasma de Ryou.

Yoshiki y Ayumi tratan de devolverle la bolsa al fantasma, pero este no se mueve ni un centímetro. La única manera de llamar su atención es ir directamente delante de él. Yoshiki reúne el coraje para hacerlo, y es instantáneamente paralizado. Ayumi llama al fantasma por su nombre, y ​​él parece reaccionar. Cuando ella le ofrece la lengua, el fantasma la toma, y ​​aparentemente la coloca de nuevo dentro de su propia boca. Les agradece a los dos, y causa un gran terremoto, antes de desaparecer. Yoshiki ahora está liberado del agarre del fantasma y puede moverse de nuevo, mientras le dice a Ayumi lo impresionado que está por lo que hizo. Ayumi no está feliz de que ella tuviera que hacer eso, sin embargo, y se queja.

Como no poseen pistas sobre dónde mirar, simplemente pasean por un tiempo hasta que encuentran la entrada y entran. Al caminar, la muñeca comienza a llorar una vez más y les dice otro rompecabezas. Después de resolver este, reciben la llave. Recordando que la polea en la habitación detrás del salón de clase 1-A podía bajar otra muesca, y tenía un pequeño agujero de cerradura, fueron allí. Después de forzar la palanca, se dirigen de nuevo a la primera planta, y ven que la pared a la izquierda se ha abierto de alguna manera. En su interior parece ser un área de ducha, y varios fantasmas comienzan a hablarles de cosas desconocidas. De alguna manera, esto afecta a Ayumi y su nariz comienza a sangrar. Yoshiki se siente aliviado de que es solo eso, pero espera que un vaso sanguíneo en su cerebro no se rompa, y le da unos pañuelos para detener el sangrado.

Salen por la puerta al suroeste de la habitación y se encuentran en una piscina al aire libre. Ayumi comienza a comportarse raro de nuevo, por lo que Yoshiki decide dejarla descansar en el vestuario. A regañadientes, ella regresa, y Yoshiki se queda para buscar la piscina solo. En el otro extremo de la piscina hay una sala de bombeo, pero está cerrada. Puesto que era lo único que podía encontrar, empezó a regresar al vestuario. Hay una llave atascada en una grieta en el suelo, la cual no había notado antes y le llamaba la atención. Cuando la saca, oye una voz fantasmal, seguida por un chapoteo. Él piensa que podría ser Ayumi, pero no está seguro, así que va al vestuario para revisar, pero ella no está allí. Lo único que puede pensar en hacer es saltar a la piscina y sacarla. La encuentra bajo las turbias aguas y la lleva de vuelta al vestuario.

Él está contento de que tenga pulso, pero no se mueve. Él le da la respiración boca a boca, y finalmente comienza a toser un poco del agua. Yoshiki se siente aliviado, y le pregunta por qué haría algo así. Ayumi dice que ella le oyó llamarla, aunque él no hizo tal cosa. Él asumió que fue un intento por parte de los fantasmas, que debe haber algo en la piscina si intentaron tan difícilmente pararlos. Ayumi comienza a quejarse de que hay algo atrapado en su diente, así que Yoshiki pregunta si las duchas funcionan, pero no es así. Ella empieza a llorar, así que Yoshiki la lleva afuera para intentar usar el agua de lluvia para enjuagarle la boca. Esto funciona sorprendentemente bien, así que van juntos hacia la sala de bombeo.

La habitación está completamente oscura, pero se las arreglan para reconocer el camino a su alrededor. Ellos encuentran un zócalo, y parece que algo podría encajar en él, pero como no tienen nada que colocar, buscan más. En la pared al norte se encuentran con una válvula llamada "drenaje", y la giran. Después de que el sonido de agua pase, se dirigen hacia afuera, y la piscina está completamente vacía. Usando una escalera, se dirigen hacia abajo, y encuentran varios cuerpos esparcidos alrededor. Después de leer una nota, encuentran una rueda de válvula oxidada en una de las rejillas.

Volviendo a la sala de bombeo, reemplazan la rueda de la válvula en la ranura vacía que encontraron antes. Regresan al exterior, vuelven a la piscina e inspeccionan el área alrededor de la espita. En un charco pequeño, encuentran otra lengua, con el nombre de "Tokiko Tsuji" escrito. Ahora que tienen lo que necesitan, salen de la zona de la piscina, y vuelven a la primera planta. Como no conocen la ubicación de Tokiko, simplemente vagan hasta encontrarla. Sin embargo, en lugar de Tokiko, se encuentran con el otro fantasma, sin ojos, también. No saben a quién dar la lengua, por lo que vuelven hacia la enfermería.

En la escalera, la muñeca comienza a hablar una vez más. Les dice que busquen en las tablas donde las partes de Mayu estaban dispersas. Ambos se niegan incluso a acercarse a esa zona y dudan de que puedan recuperar la lengua. Momentos más tarde, Sakutaro Morishige entra, y se alegra de ver que tanto Yoshiki como Ayumi están a salvo. Después de una breve explicación de lo que le sucedió, Ayumi nota algo en su mano. Yoshiki lo ve también, y parece ser una bolsa empapada de sangre, a lo que Sakutaro explica que lo encontró arriba de las escaleras. Afirma que no necesita "encantos", y se lo da a Yoshiki, antes de partir. La bolsa con la lengua, al igual que los dos anteriores, tiene una etiqueta con el nombre de "Yuki Kanno"escrito.

Ahora, teniendo las lenguas para cada uno de los fantasmas, vuelven a donde los encontraron antes. Están rodeados por los dos espíritus, pero logran devolverles ambas lenguas. Yuki les agradece, y desaparece junto con Tokiko. Yoshiki, feliz de apaciguarlos, señala que la única que queda es la chica de vestido rojo, pero Ayumi no quiere seguir más. Ella dice que odia tener que hablar con ellos, así que Yoshiki le dice que la próxima vez, él hablará. En ese momento, un terremoto masivo sacude el edificio, y ambos se desmayan.

En algún momento, Yoshiki despierta. Él se encuentra en lo que parecía ser su aula en la Academia Kisaragi. Al ver a Ayumi, se acerca y la despierta, dándose cuenta de que había regresado con él, y juntos se deleitaron por el hecho de que estaban de vuelta en el mundo real. Él sale a explorar los pasillos, tratando de averiguar si alguien todavía está allí, pero no encuentra a nadie. Él comienza a preguntarse si todo podría haber sido todo un sueño, antes de escuchar a Ayumi gritar de nuevo en el aula.

Se precipita hacia atrás y descubre que el rincón del aula está siendo sumergido en una especie de aparición sombría. De esto, el espíritu de Yuki sale, y comienza a contarles el día de su secuestro por Yoshikazu, y a sollozar. Ella se disculpa por lo que había hecho en la escuela, y les agradece por apaciguarle a ella y a los demás. Yoshiki se pregunta por qué sigue aquí, si todos fueron puestos apaciguados, y ella explica que todavía necesitan el arrepentimiento de la persona que los mató. Ella les dice que la muñeca no era suficiente, y Yoshiki le grita, preguntando por qué los espíritus traen a personas inocentes a Heavenly Host. Yuki les dice que ellos no son los únicos que lo hicieron, que son sólo aquellos que mantienen los espacios cerrados juntos.

A Yoshiki no le importa y sigue gritando, pero Ayumi lo detiene. Yuki está feliz de que logró sacar a los dos de la escuela, pero Yoshiki todavía no confía en ella. Ayumi intenta explicar por qué los espíritus actuaron de la manera que lo hicieron, y él adquiere un cierto entendimiento. Luego le pide a Yuki que traiga a los otros al mundo real también, pero ella le dice que no puede, ya que su mente comenzaría a volver a ser como era antes de ser apaciguada. Todavía quieren sacar el resto de sus amigos, y Yuki les dice que la única manera de hacerlo sería volver a la escuela y poner a los cuatro espíritus a descansar, lo que causaría que un portal se abra.

A Yoshiki no le gusta la idea de volver, especialmente ahora que tienen que apaciguar a los cuatro, incluyendo a los tres espíritus. Ayumi quiere saber por qué Yuki no les dice la razón de que sus esfuerzos anteriores fallaran. Yuki toma la mano de Ayumi, y ella comienza a entrar en pánico.

Capítulo 5

Momentos después, Ayumi comienza a asustarse, y Yoshiki intenta calmarla, pero ella lo golpea. Finalmente empieza a llorar, y él la consuela. Ayumi revela que Yuki le mostró los momentos de su muerte, y la verdadera identidad del asesino. Yoshiki no toma bien esta acción, y le grita a Yuki. Ayumi lo detiene, y le revela quién es el verdadero asesino, la chica del vestido rojo, Sachiko Shinozaki. Yoshiki posee problemas para creer esto, pero se le dice que él era sólo un cómplice.

Ayumi le dice que el hombre con el martillo estaba simplemente en el rincón de la habitación, temblando de miedo ciando todo sucedió, y que ahora tienen que volver a la escuela para advertirles a todos del verdadero asesino. A regañadientes, él está de acuerdo, y ambos regresan a la escuela.

Al volver a entrar, Yuki aparece ante ellos una vez más y les desea suerte. Ella les da una estatua de mármol, y les dice que se la deben dar a Satoshi, así como una roja si se encuentran con él. Antes de que ella se vaya, les advierte que corran la próxima vez que la vean. Se dan cuenta de que la escuela es ahora completamente diferente de lo que era antes, y deciden ir a la primera planta.

Yoshiki le pregunta a Ayumi acerca de la mancha en su trasero, y ella se enfada con él por señalar eso. Ella sigue adelante, y él espera en el pasillo por un momento. Ella parece estar tomándose su tiempo, así que decidió ir a ver qué está haciendo. Ayumi le dice que acaba de encontrar la identificación de estudiante de Naomi, lo que debe significar que ella, y posiblemente los otros, están cerca. Después de algunas búsquedas, se encuentran con Naomi y Satoshi. Están a través de una brecha, así que no pueden estar muy cerca, pero explican las muertes de Mayu y de Seiko el uno al otro. Antes de separarse, Yoshiki les da la Estatua de Mármol, y Ayumi le dice a Naomi que no se acerque demasiado a Satoshi.

Ayumi está preocupada por lo que dijo, así que Yoshiki la conforta antes de seguir adelante. En la entrada, encuentran el cuaderno de Naho. Encuentran varias páginas más en el segundo piso, y luego más que parecen haber estado antes en el primer piso. De vuelta en el segundo piso, el piso parece haberse reparado y cruzan. Un chasquido de sangre aparece en una ventana, y al inspeccionarlo, el espíritu de Sachiko entra por la puerta al lado de ellos, y ellos siguen. La sala parece ser una clase de ciencias, y hay una figura grande, humana, con una lona sobre ella cerca de la puerta. Yoshiki decide inspeccionarlo, para asegurarse de que no es algo peligroso, pero todo lo que parece ser es un modelo anatómico.

Más adelante en la habitación, encuentran otro conjunto de notas para el cuaderno de Naho, pero nada más, por lo que comienzan a salir. Mientras se dirigen hacia la puerta, Yoshiki nota que el modelo anatómico se ha movido. Ayumi piensa que sólo está tratando de asustarla, y lo empuja, pero el modelo corre detrás de ella y trata de agarrar su cuello. Yoshiki tira de su espalda, y tratan de escapar. En algún momento, parece que Yoshikazu también entró en la habitación, pero logran encontrar una clave, y escapar.

De vuelta al aula 1-A encuentran un conjunto más de notas, pero no hay nada escrito en ellas. Las palabras mágicamente empiezan a aparecer en las páginas, revelando su muerte. En la sala del tercer piso, se encuentran con Naho y le explican que Sachiko es el asesino. Después de la explicación, Naho intenta salir, pero Ayumi la detiene. Ella trae a colación el momento de la muerte de Naho, que ella mató al hombre al cual vino a la escuela para encontrar, y le muestra el cuaderno. Esto hace que el oscurecimiento libere su dominio sobre ella y que se desvanezca, dejando sólo su etiqueta con su nombre y una estatua de Bebé.

Ellos se encuentran con Satoshi, Naomi y Yuka que han subido al tercer piso, y se enteran de la muerte de Sakutaro. Entregan la estatua del bebé y la identificación de estudiante de Naomi a ellos, y Ayumi lee algunas de las notas de Naho, ya que la sangre se ha aclarado. Revela que apaciguar a Sachiko es la única salida de la escuela, y que realizar el encanto a la inversa no tendrá el efecto deseado.

Se dirigen al sur, y llegan a una habitación extraña. La habitación tiene dos lados, uno de los cuales tiene algún tipo de pentagrama grabado en el suelo. Ayumi le dice a Yoshiki que avance para que pueda inspeccionar la habitación más lejos, y justo cuando se va, la puerta se cierra. Momentos más tarde, un terremoto comienza, pero Yoshiki es finalmente capaz de romper la puerta. Dentro de la habitación, ve que el suelo ha dado paso a un agujero gigante, y que la Sra. Yui está colgando en el borde. Él intenta ayudar a Ayumi a levantarla, pero le dicen que simplemente la deje y se vaya, así que toma Ayumi y escapa de la habitación.

En el pasillo, Ayumi se rompe, y no quiere molestarse en ir más lejos, pero se recupera cuando Yoshiki le dice que no haga que el sacrificio de Yui sea en vano. Cerca del final del pasillo, ven a el director gatear a un incinerador y deciden inspeccionarlo. Cerca de la entrada, encuentran una cinta amarilla, del mismo tipo que estaba en el vestido de Sachiko cuando fue asesinada. Además, se dan cuenta de que Sachiko en cuclillas en el interior, gira antes de aventurarse más profundo en la máquina. Yoshiki señala que ellos pudieron gatear a través de él, y que hay una pequeña cantidad de luz bastante lejos. Ayumi protesta, pero como no tienen a dónde ir, se dirigen hacia adentro. Alrededor de la mitad, empiezan a escuchar a Sachiko diciéndoles que retrocedan, pero siguen. Eventualmente, caen en una rampa.

De alguna manera, bajó por otra rampa diferente a Ayumi, pero lograron aterrizar en la misma habitación, la sala de desechos. Al salir, se encuentran con Satoshi y Yuka. Satoshi les dice que Naomi persiguió a Yoshikazu, mientras este arrastraba el cuerpo de Seiko y que perdieron la pista de ella. Yoshiki y Ayumi les hablan de la muerte de Yui, y luego continúan. En la habitación de al lado, se encuentran con Yuki, quien todavía tiene el control de su mente por el momento, pero que le advierte Ayumi que el oscurecimiento está empezando a adueñarse de ella. A continuación, continúan a la sala final.

La habitación es extremadamente oscura, y ven el cadáver de Sachiko al final, junto con los tres espíritus de los niños que los rodean. Satoshi intenta empezar a apaciguarla, pero ella se niega a escuchar, y comienza un terremoto. Ella entonces aparece, paralizando a todo el grupo, y procede a asaltar a Yuka con unas tijeras. Yoshiki le grita que se detenga, y Satoshi comienza a apaciguarla. Él lo logra, lo que les devuelve a todos el control de sus cuerpos, y Naomi se une a ellos. El grupo entonó con éxito el ritual el número correcto de veces, y el cadáver de Sachiko se desvanece.

Yuki reaparece y les dice que ahora es la única oportunidad que tienen de escapar, y que deben salir de la escuela. Todos logran salir, y son devueltos a la Academia Kisaragi. La alegría que sentían por estar en su propia dimensión se desvaneció rápidamente al recordar que habían perdido varios amigos. Todos se fueron a casa por la noche y regresaron a la escuela al día siguiente. Cuando volvieron, se dieron cuenta de que nadie en la clase se acuerda de aquellos que habían muerto, ya que su existencia había sido borrada.

EXCHAP 5

Yoshiki entra en el aula con la lista de deberes de la clase mientras Ayumi y Yui están teniendo una conversación. Ayumi está molesta porque estaban "llegando a la parte buena de su conversación", y Yoshiki pregunta por qué Ayumi está allí. Ayumi se molesta y le dice que está hablando con Yui. Yoshiki comenta que parecen estar "teniendo una explosión", y ella le dice que salga, ya que la conversación es entre las chicas. Yoshiki entonces pone la lista de tareas en el escritorio más cercano y sale de la habitación. Yui entonces le recuerda a Ayumi que ella está en la lista del día con Yoshiki, sin embargo Ayumi lo ha olvidado. Yui comenta que es un buen chico, lo que confunde a Ayumi acerca de la persona a la que Yui se está refiriendo, y Yui se ríe nerviosamente ante la respuesta de Ayumi.

EXCHAP 6

Yoshiki y Satoshi llegan con Ayumi, Naomi y Seiko que están conversando cerca de la sopa de frijoles rojos durante el festival cultural de su escuela, y les informan acerca de una casa encantada instalada por los estudiantes de la otra clase. Les piden a las chicas que se unan a ellas ya que se dirigen allí. Naomi y Seiko aceptan felizmente, pero Ayumi no puede unirse a ellos porque tiene que cuidar la tienda y les pide a los demás que se vayan sin ella. Yoshiki, sin embargo, se siente mal por dejarla sola y decide quedarse, pero Ayumi le dice que no se preocupe por ella y que deben ir y divertirse, por lo que Yoshiki y los demás se van a la casa embrujada.

EXCHAP 9

Sakutaro está mirando fuera de la ventana de la sala de clase suspirando, ya que es incapaz de reunir una voz para proyectar en el club de teatro y en su lugar decide saltarse el club e ir directamente a casa. Mientras tanto, Yoshiki está corriendo por el pasillo en busca de su teléfono celular y se dirige al aula, sólo para entrar en la habitación y chocar con Sakutaro, enviándolo al piso.

Yoshiki se disculpa con Sakutaro, quien le recuerda a Yoshiki que camine más despacio, antes de notar que sus gafas están desaparecidas. Yoshiki le ofrece una mano para encontrar las gafas, sin embargo, justo cuando Sakutaro le dice a Yoshiki que tenga cuidado de no pisarlas, Yoshiki pisa sus anteojos rompiéndolos, lo que irrita a Sakutaro. Yoshiki se ofrece a reembolsarle tan pronto como le paguen, pero Sakutaro le dice que está bien y que tiene un viejo par de gafas en casa.

Sin embargo, no puede llegar a casa, ya que es tan ciego como un murciélago sin sus gafas, y le exige a Yoshiki que le ayude a llegar a su casa. Yoshiki le explica que tiene trabajo qué hacer y que no sabe dónde vive Sakutaro, pero él le dice que lo dirigirá y le dice a Yoshiki que llame para avisar que llegará tarde. Yoshiki ayuda a Sakutaro a ponerse de pie, pero se queja de que Sakutaro está muy cerca de él. Sakutaro responde que no tiene elección, ya que no puede ver. Yoshiki se queja más, diciéndole que puede sentir el calor de su cuerpo y que se siente raro, pero Sakutaro le dice que no se preocupe, ya que es tan incómodo para él como para Yoshiki. Yoshiki le responde bruscamente dos veces antes de que Sakutaro le diga que no necesita repetirse.

En el pasillo, Mayu ve a Sakutaro y a Yoshiki y llama a Sakutaro. Sin embargo, tan pronto como ella los nota caminando de brazos, tiene la idea equivocada y finge que no vio nada antes de salir corriendo. Sakutaro se topa con algo en el camino y Yoshiki le dice que mire su paso, lo que molesta a Sakutaro ya que Yoshiki debería ser sus ojos. Yoshiki le grita a Sakutaro que se queja demasiado.